Por qué escribir sobre la Guerra Fría

reagan_and_gorbachev_signingLa Guerra Fría (en adelante, GF) es el periodo más apasionante de los últimos tiempos que se puede estudiar con cierta perspectiva objetiva desde un punto de vista psicológico. Abarca desde el fin de la segunda guerra mundial (1945) hasta el derrumbamiento de la Unión Soviética (1991). Estos casi 50 años de historia se pueden empezar a estudiar con más fundamento a medida que se van desclasificando los documentos secretos custodiados por los Gobiernos actuales. Para la llamada Generación baby boom (que, en el momento de escribir estas líneas, ronda la cincuentena de años), a la que yo pertenezco, constituye el fenómeno histórico más influyente; junto con la segunda Guerra Mundial. Somos la generación que creció bajo la amenaza de un Holocausto Nuclear.

La trascendencia de ese periodo abarca desde la declaración Schuman-Monnet, que dio origen a la actual Unión Europea (UE), hasta el Brexit o la reciente elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Muchas de las ideas políticas que están en juego en los medios de comunicación se fraguan durante esa etapa. Aunque haya otras que no, su relevancia debe ser considerada a medida que se ponga de manifiesto su trascendencia en la vida de las personas. Y pese a que el fenómeno global de Internet queda fuera de ese periodo, sus orígenes están incluidos en él.

Durante estos 50 años, lo mejor y lo peor de la humanidad se expresó en la manera de vivir y, especialmente, en la manera de dirigir a las personas: ciudadanos, trabajadores y familias convivieron con unos principios que ahora son puestos en cuestión. Ante la actual amenaza de un cambio climático que haga desaparecer a la especie humana, se nos olvida que existe otra -mucho más letal- de hacer de este planeta un lugar inhabitable para todos los animales superiores, mediante un holocausto nuclear.

Precisamente durante la GF se sentaron las bases para plantearse la Conquista Espacial, porque se pensaba en él como la próxima frontera de la humanidad, amén de un objetivo estratégico para poder derrotar al enemigo. Por primera vez en la Historia, nos planteamos científicamente la idea de colonizar otro planeta.

Otras razones para justificar por qué me interesa este periodo como analista provienen de la cultura, las ciencias y el arte; especialmente la música y el cine. Las canciones del reciente premio Nobel Bob Dylan, reflejan las idas y venidas de un mundo convulso. En cuanto a los grandes estadistas implicados en este periodo, debo reconocer que, para un psicólogo del trabajo como yo, es irresistible la idea de estudiar las conductas y las motivaciones de estos grandes personajes que marcaron con sus decisiones los destinos del mundo entero; sus conductas de liderazgo pueden servir para inspirar a los líderes empresariales, especialmente cuando afrontan escenarios convulsos, donde se deben tomar decisiones con información incompleta.

Mucho se ha escrito sobre el fin de las ideologías, pero los grandes problemas asociados al reparto de la riqueza siguen en pie. Las nuevas generaciones afrontan el futuro con muy pocas expectativas de superación, son muchos los que tienen que resignarse a vivir peor que sus padres; los que no se resignan, se agrupan en movimientos sociales de nuevo cuño que evitan como pueden las etiquetas que los asocian a otros movimientos del pasado, porque se considera que ya ha quedado demostrado su fracaso durante esa época.

Más allá de los juicios históricos, me interesa analizar las razones psicológicas y sus raíces culturales (especialmente, la europea) que movieron a las personas del mundo civilizado. En el ámbito de la empresa y las organizaciones, es el periodo inspirador para el movimiento de calidad EFQM (1989), que promueve la colaboración y la participación activa de todos los grupos vinculados al proyecto empresarial (dirección, empleados, proveedores, clientes, administraciones públicas y sociedad en general) para lograr los fines organizativos.

Los lectores que no pertenezcan a mi generación podrán encontrar en estos artículos muchas descripciones comprensivas de estos hechos, así como consideraciones que pueden resultar útiles a quienes deseen tomar las riendas de sus vidas. Lo que yo sostengo es que debemos adoptar una actitud proactiva pero, al mismo tiempo, conviene evitar los errores del pasado y superar los planteamientos estratégicos que nos llevaron a la situación actual.

12 de noviembre de 2016

Alex Mora

@salenko1960

 

 

Generación baby boom: Se usa normalmente para referirse a las personas nacidas durante la explosión de natalidad producida tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

EFQM: Son las siglas en inglés de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (European Foundation for Quality Management).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *