Agente 007 contra el doctor No

Esta película británica del año 1962 es la que inicia la saga de películas del agente 007 en su versión más comercial. Está basada en la novela del mismo nombre escrita por Ian Fleming, un escritor que había trabajado en los servicios de inteligencia de la Armada Británica y que conocía el mundo del espionaje. Protagonizada por Sean Connery y dirigida por Terence Young, contó con la producción de Albert R. Broccoli y Harry Saltzman, colaboración que permanecería hasta 1975, Con un total de 24 películas, de las cuales 9 estaban centradas en el agente James Bond.

Aunque contiene algunas referencias de libros anteriores, la presentación del agente incluye los elementos característicos que se repetirán en el resto de la saga, a saber, la forma de presentarse a sí mismo: “me llamo Bond, James Bond”; su bebida favorita: Martini con vodka mezclado, no agitado; su arma preferida: la beretta; su vehículo de trabajo: un Aston Martin; y su predilección por las chicas bonitas, lo que incluye a la secretaria de su jefe Miss Monneypenny, en esta película se presenta a Ursula Andress como iniciadora de una serie de actrices esculturales que serán conocidas como “chicas bond”; todo ello envuelto en una estética muy característica, con presencia de juegos en un casino y una música que siempre será asociada con este personaje.

La película adolece de cierta falta de ritmo pese a que se suceden las situaciones amenazadoras de las que tiene que salir el agente secreto haciendo gala de una pericia inagotable. En esta ocasión el personaje al que se enfrenta nuestro protagonista es el doctor No (Joseph Wiseman), un chino multimillonario que encabeza los esfuerzos de la organización SPECTRE por controlar el mundo.

La acción se desarrolla en Jamaica y tiene como telón de fondo la rivalidad entre los soviéticos y los norteamericanos por ganar la carrera espacial. La energía atómica sirve a los propósitos del Dr. No para ubicar una estación de control de naves espaciales en una isla deshabitada del mar Caribe.

Tras una serie de misteriosos asesinatos, se le encarga a Bond que viaje a Jamaica para descubrir la trama que hay detrás de los tres ratones ciegos. La presencia de un agente de la CIA le da al asunto un componente propio de la guerra fría, pero serán las habilidades profesionales del agente británico las que harán progresar la investigación hasta llegar a las instalaciones ultrasecretas del doctor No, donde éste se dispone a interferir en el lanzamiento de una nave del proyecto Mercury para ocasionar un incidente que le será achacado a los soviéticos.

La trama de espionaje es bien sencilla si la comparamos con otras películas del mismo género, pero lo que causó un enorme impacto comercial fue la puesta en escena de este mundo lleno de sofisticación, tecnología y glamour que arrasó con muchos jóvenes y adolescentes, como fue mi caso. En cuanto al nombre en clave del agente: 007 deriva del hecho de que todos los agentes nominados con un doble cero inicial tenían licencia para matar, cosa que se ve reflejada en una escena de la película y en el desenlace final que ocasiona la voladura de las instalaciones de SPECTRE mediante un accidente nuclear provocado por el propio agente. Como aún no se conocía mucho sobre los peligros que se podían derivar de la explosión de un reactor nuclear (todavía no se habían dado los casos de Chernóbil ni Fukushima), en esta película se escapan todos los personajes de la radiactividad simplemente alejándose unos cientos de metros. Otra cosa curiosa de esta película es la presencia de una araña del género “viuda negra” como arma asesina cuando hoy la consideramos una mascota inofensiva.

La película sirvió para lanzar al estrellato a Ursula Andress y para generar una expectación inagotable por las aventuras de este agente playboy que no decaería pese a cambiar, más de una vez, de actor protagonista. Aunque no ganó premios artísticos destacables, algunos se dieron cuenta muy pronto del filón con el que habían dado los estudios Pinnewood de Londres, así la revista Variety publicó: “Los aficionados al cine tenemos Bond para rato. No se llevará ningún Oscar, pero fans entusiastas los tendrá a miles“.

@salenko1960

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *