Perfil psicológico de Harry S. Truman

Las enciclopedias lo definen como un presidente tranquilo, sin pretensiones. Su acceso a la primera presidencia se produjo por fallecimiento del titular (Franklin D. Roosevelt), pero luego fue sorpresivamente reelegido cuatro años más y se ocupó de los asuntos internacionales con gran determinación.

De pequeño le gustaban la música y la lectura, en especial los libros de Historia. Uno de sus rasgos más característicos era su cercanía a su madre, a  la que pidió consejo en numerosas ocasiones. Este apego a la madre es característicos de los hijos primogénitos que adoptan a la vez un sentimiento/una actitud protector/a y de refugio ante los ataques del exterior, convirtiendo a la madre en un “ancla moral” para determinar con claridad lo que está bien y lo que está mal.

Aunque quiso realizar carrera militar, sus problemas de visión le condicionaron en las pruebas de acceso. Sin embargo, llegó a ser un buen oficial de artillería en la Primera Guerra Mundial. Su carácter templado podría tener relación con un cierto distanciamiento emocional, los asuntos emocionales no le convertían en un hombre impulsivo,  de hecho se casó con su primera novia tras concluir su participación en la 1ªGM. Cuando terminó su presidencia volvieron a establecerse en Independence (el pueblo natal de su mujer, Bess) hasta el fin de sus vidas. En una de sus cartas el joven Truman se “despacha” a gusto contra los alemanes, pero entiendo que puede ser fruto del estrés bélico. Como buen masón, se dedicó a pulir su piedra interior para convertirla en una gema.

Debió de ser un buen padre (aunque sólo tuvo una hija) porque, en cierto momento, dijo: «He encontrado que la mejor manera de dar consejos a tus hijos es descubrir lo que quieren y, después, aconsejarles que lo hagan». Todo un ejemplo de comprensión y afecto.

Durante su presidencia destacó por defender los intereses de la gente sin recursos, por su lenguaje llano y accesible y por valorar la unión de los Estados Americanos por encima de las diferencias lingüísticas y culturales de Europa. «Si esta gran nación que es la nuestra se dividiera en 48 gobiernos independientes con 40 lenguas y dialectos diferentes, tendríamos el mismo problema que tiene Europa. Soy de los que tienen la esperanza de que, finalmente, haya paz en el mundo. Pero, hasta que llegue ese momento, también soy de los que quiere que este país “no gaste su pólvora en salvas”».

Bajo su mandato se produjo el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón, lo que aceleró el final de la 2ªGM; se fundó la ONU, el Plan Marshall, el bloqueo de Berlín y la Guerra de Corea. Mucho bagaje para un “Presidente por accidente”.

@salenko1960          septiembre 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *