Topaz 1969 (spoiler)

Esta es una película de Hitchcock, rodada con los medios que Hollywood puso en sus manos, lo que se nota en una cuidada fotografía y en la calidad del reparto. La historia arranca con una familia (padre, madre e hija) que sale de la embajada soviética en Dinamarca. La cámara sigue el recorrido de este grupo mientras otros tres personajes siguen su pista por las calles de Copenhague. Estamos en el año 1962 y la Guerra Fría se enfrenta a una serie de amenazas soviéticas que podrían desencadenar la tercera guerra mundial. La familia consigue zafarse del perseverante acoso de los agentes soviéticos pidiendo ayuda a otro agente del bando contrario, llamado Michael Nordstrom (John Forsythe), quien consigue embarcarlos en un avión oficial con destino a Washington. Allí, en una casa de las afueras, el padre del grupo acredita ser el coronel Kusenov del KGB (Per-Axel Arosenius). Éste les informa de los planes cubanos de adquirir material nuclear para lograr que las principales ciudades norteamericanas del Este quedasen expuestas a las armas nucleares soviéticas. La información requiere ser contrastada, pero se decide implicar a los servicios secretos de un país aliado para evitar las sospechas de que se trata de un complot de la CIA y para garantizar un buen trato a Kusenov que aliente a otros espías a seguir la misma suerte.

Nordstrom contacta con su amigo Andre Devereaux (Frederick Stafford), agente secreto al servicio de Francia, que acepta el encargo por su amistad con el americano y porque sospecha que sus informes son filtrados al KGB a través de una red de agentes dobles que trabajan desde la OTAN (La red Topaz, que da nombre al film). Devereaux moviliza a su red para lograr pruebas documentales de la delegación cubana que va a intervenir en la ONU y posteriormente viaja a Cuba para reforzar estos indicios.

En Cuba visita a su contacto Juanita de Córdoba (Karin Dor), con la que mantiene un romance, y que está muy bien considerada por las autoridades revolucionarias. Sin embargo uno de ellos, Rico Parra (John Vernon), sospecha de ella y consigue las pruebas de su traición justo antes de que Devereaux abandone Cuba con lo que había ido a buscar, la demostración de que el régimen cubano maneja misiles nucleares.

Cuando regresa a Washington se encuentra con el agradecimiento de Nordstrom y con una citación para que comparezca en París por el conflicto diplomático que ha causado entre su gobierno y el de Cuba. Antes del viaje, Nordstrom arregla un encuentro con Kunesov para que sea testigo de lo que el KGB sabe a propósito de la red Topaz.

En Paris trata de descubrir a los responsables de la red, viejos conocidos suyos, con la ayuda de su yerno, que es periodista, y de su propia mujer, amante del cabecilla de la red, el carismático Jacques Granville (Michel Piccoli). Cuando lo consigue, informa a los norteamericanos y éstos dejan en evidencia a Granville, que se suicida.

Las tretas que se ponen de manifiesto en esta película son varias. Por un lado, los servicios secretos norteamericanos no quieren aparecer como protagonistas de una operación y dejan que se implique un país aliado, en este caso Francia. Otra es cómo acabar con las filtraciones recurrentes que se producen entre los países aliados y el KGB, esta sospecha paranoide, de la que nadie se escapa, lleva a uno de los espías, Henri Jarre (Philippe Noiret), a negar las evidencias para ganar tiempo. La última de las estratagemas explicadas en el film es la de que los espías buscan involucrar a aquellas personas que, por dinero o por convicciones, están dispuestas a pasar información relevante al bando contrario. La suerte de estos dobles espías no parece preocupar a los agentes secretos, con tal de lograr el avance de sus operaciones.

Una curiosidad de esta película es que se rodó con una peculiar contribución riojana. En concreto, con una botella de vino de Rioja (Marqués de Cáceres) que aparece en una de las escenas cubanas, lo que no parece plausible ni en el momento en el que transcurren los hechos ni en la actualidad, donde la penuria y el desabastecimiento forman parte del paisaje cotidiano cubano.

@salenko1960

La imagen proviene de: http://www.cazadoresdepeliculas.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *