Supertramp I “The Crime of the century”

Cuando escuché a este grupo por primera vez, apenas tenía 18 años. Yo estaba en la habitación de un compañero del colegio mayor Alcalá de Madrid porque él tenía un tocadiscos mientras que yo sólo un reproductor de cintas cassete.

Al escuchar el poderoso sonido de los bajos yo me transportaba a una sala de música, a un concierto en directo, en definitiva a un lugar de culto donde la música adquiere todo el protagonismo y los que asistimos como público, nos dejamos ir.

Fueron años de descubrimiento musical porque el colegio disponía de una sala para audiciones y una considerable colección de discos clásicos y modernos, de éstos últimos, creo que los escuché todos.

La música, en esa época, siempre fue un refugio donde me escabullía de las preocupaciones y las decepciones del mundo real, una forma de alterar mi conciencia para encontrar mi sitio en este mundo.

A este grupo le dedicaré más de un podcast porque, en mi opinión, se lo merece. Aparte de las connotaciones emocionales, representa la música que más me conmueve, el conocido como “Rock progresivo”. Este estilo de música combina las manifestaciones rebeldes de la generación rockera con los avances tecnológicos. Los temas se grababan en potentes estudios y se editaban hasta alcanzar la perfección, de manera que cuando los escuchabas con un equipo de música medianamente bueno, el resultado te ponía la piel de gallina. Lo más parecido a una experiencia religiosa.

Este disco me cambió porque me llevó a descubrir un tipo de rock que conectaba con mis aspiraciones. Una música que me definía como joven y como habitante de la aldea global, tras identificarme con esta música, ya no volví a ser un “chico de provincias”.

Dreamer, porque eres un soñador.

Todos hemos ido a la escuela pero nadie nos lo contó como Supertramp

El crimen del siglo, Crime of the century, ¡cómo suena ese piano!

@salenko1960

 

Un comentario en “Supertramp I “The Crime of the century””

  1. pedro manuel arauz cimarra dice:

    magnifico blog gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *